Tal como lo dice el dicho “todo depende entre gustos y colores”. Entonces entre adoptar a un gato o a una gata, debes de tener claro cuál es la mejor opción para ti, tu hogar y el ambiente en casa.

Todo depende en realidad, de si tu gato está o no esterilizado. Esto afecta considerablemente la forma en la que se comportan en su día a día. Comencemos entonces por aquellos que aún pueden reproducirse.

Algunos comportamientos de machos no esterilizados:

  1. Deambular o vagar.

  2. No querer quedarse dentro del hogar.

  3. Marcar territorio.

  4. Pelear con machos rivales.

Algunos comportamientos de gatas no esterilizadas:

  1. Fuertes Maullidos.

  2. El deseo de ser consentidas a todo momento.

  3. Marcar territorio con orina o simplemente frotando sus rostros en superficies.

  4. Ahuyentar otras gatas de su territorio.

¿Y qué pasa si el gato ya está esterilizado?

Evidentemente, la carga hormonal juega un papel bastante grande en esto. Por ello, los gatos esterilizados tienen comportamientos un tanto diferentes, que pueden adaptarse de mejor forma a ti. Todo depende de tu estilo de vida y personalidad.

Los machos castrados tienden a ser:

  1. Cariñosos y aceptar a otros gatos de ambos sexos.

  2. Propensos a interactuar y jugar con sus compañeros gatos y dueños.

  3. Acurrucarse tanto con sus amigos gatos o gatas.

  4. Solo marcan territorio en situaciones donde se sientan amenazados o inseguros.

  5. Llegan a crear lazos especiales con otro gato en particular o en ocasiones con humanos al punto de siempre cuidar de ellos.

Las gatas esterilizadas tienden a ser:

  1. Más precavidas con personas o animales desconocidos, que tiene sentido si tomamos en cuenta su rol materno dentro de la familia y protectora de los más jóvenes.

  2. No disfrutan juegos bruscos a diferencia de sus contrapartes machos.

  3. Cariñosas con otros gatos machos sobre todos si están emparentados, pero es raro ver dos gatas acurrucarse

  4. Algo más territoriales y reacias a compartir ciertos lugares o puntos específicos con otros, especialmente con otras hembras.

  5. Más autosuficientes que los gatos machos y normalmente no tienen un amigo gato especial, son más solitarias.

En cuanto a relacionarse bien con personas ambos se vinculan igualmente bien. Los machos pueden ser más activos y llamar más la atención para jugar pero ambos son igual de cariñosos, por otro lado las gatas pueden ser más celosas y no querer compartir momentos de vínculos o juego entre ella y su dueño con otros gatos.

Lo que te podemos garantizar es que sean cual sean las diferencias entre gatos y gatas, adoptar es una gran bendición para cualquier gatito sin hogar. Y tú puedes hacer una gran diferencia. Si deseas ver la disponibilidad de adopciones, por favor haz clic aquí.

Esperamos que este breve artículo sobre; adoptar a un gato o a una gata, te haya gustado.

Te invitamos a seguirnos en Instagram y Facebook, y también te invitamos te invitamos a visitar nuestra tienda online, a tu gato le encantará.

1 comentario en “¿Qué es mejor, adoptar a un gato o a una gata?

  1. […] Si eres una persona que vive sola, tener a un gato es una buena alternativa. Ellos pueden estar contigo y así brindarte amor, acompañándote en los mejores momentos mientras juegan y comparten. Te recomendamos leer: ¿Qué es mejor, adoptar a un gato o una gata? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mejor contenido gatuno cada semana

Boletín Semanal

Llevando a tu casa los mejores productos desde 2018.

© 2020 Parceros Felinos

SÍGUENOS
Show Buttons
Hide Buttons